Tierra de Astorga…
La Cabrera…
Tierra de Sahagún…

 

 



 

 

«En una tarde de mayo de uno de los primeros años del siglo XIV, volvían de la feria de San Marcos de Cacabelos tres, al parecer, criados de alguno de los grandes señores que entonces se repartían el dominio del Bierzo.
El uno de ellos, como de cincuenta y seis años de edad, montaba una jaca gallega de estampa poco aventajada, pero que a tiro de ballesta descubría la robustez resistencia propias para los ejercicios venatorios, y en el puño izquierdo cubierto con su guante llevaba un neblí encaperuzado.»
LA OBRA CUMBRE DE LA NOVELA HISTÓRICA ESPAÑOLA

De este modo comienza el hito literario más importante vinculado a El Bierzo, la extraordinaria novela histórica «El Señor de Bembibre», reconocida obra maestra del escritor romántico villafranquino Enrique Gil y Carrasco,  ambientada en El Bierzo del siglo XIV.

El Señor de Bembibre, publicada en 1844, y llena de historias de caballeros, lances y amores desgraciados en la línea de la literatura romántica, está unánimemente considerada como la mejor novela histórica española.
Pese a ese ambiente trágico de la literatura romántica del XIX, la obra de Gil y Carrasco deleita con espléndidas descripciones de aquél Bierzo medieval, poblado de héroes y villanos, caballeros y templarios, lleno de episodios épicos y escenas románticas, enmarcado todo por una naturaleza exuberante...
«Por las huellas del Señor de Bembibre» propone un paseo por los lugares donde transcurre esta excelente novela, sin duda de los más inolvidables del Bierzo, que se pueden conocer antes o después de leer la obra.

Excepto los desaparecidos Castillo de Bembibre y Monasterio de Villabuena, de los que no queda ni rastro, el resto se encuentra en muy aceptable estado de conservación, aunque alguno de ellos no corresponde a la época medieval, como el actual Palacio de Arganza, en Arganza, edificio del XVIII sin uso.
ENRIQUE GIL Y CARRASCO
(Villafranca del Bierzo, 1816 - Berlín, 1845)

Se encuadra en la corriente del romanticismo español del siglo XIX, junto a nombres como Espronceda, Larra, Zorrilla o Mesonero Romanos, con algunos de los cuales guardó gran amistad al igual que con el geógrafo y naturalista alemán Alexander von Humboldt, durante su estancia como diplomático en Berlín.

Murió en la capital alemana a la edad de 28 años.

Fuente: http://www.intratext.com/X/ESL0010.HTm  
http://www.monografias.com/trabajos/srbembibre/srbembibre.shtml

 



soyleon.es
te agradece cualquier comentario, idea, información, error encontrado, opinión, sensación, discrepancia, crítica...
¡o elogio!

 

(Pulsa F5 para recargar)    

© soyleon.es, 2009-2014 - Todos los derechos reservados.

info@soyleon.es - Aviso legal