Tierra de Astorga…
La Cabrera…
Tierra de Sahagún…

 

 



 

 

Monasterio de Carracedo
MONASTERIO DE CARRACEDO
De entre los monasterios leoneses abandonados, los de Carracedo son los que mejor se conservan, resistiendo el embate de los siglos. Tras la ambiciosa restauración de 1988, el cenobio conserva numerosas dependencias interiores en uso o utilizables...
Nada hay tan alejado del pensamiento moderno y de los cánones materialistas y cientifistas del XXI, y a la vez, pocas cosas hay tan mágicas, tan sugerentes, incluso tan excitantes, como la época medieval con su mentalidad, su profunda fe en lo divino, sus miedos casi infantiles, su eterno viaje entre lo perverso y lo íntegro.

Esto representa el Císter y todo lo que le rodea: la vuelta a lo divino, la necesidad de devolver a los principios el protagonismo de la vida cotidiana, la lucha por una fe.
Tal vez ahí se encuentre ese atractivo que aquellos misteriosos y solitarios monasterios ejercen sobre el individuo del tercer milenio.
El Cister es la orden surgida en Francia a finales del XI y que alcanzó su esplendor a lo largo del XII, cuyo principio fundamental es la vuelta a los rigurosos preceptos de pobreza, austeridad, disciplina, humildad, etc., dictados por la regla de San Benito, y corrompidos por la orden de Cluny, creada un siglo antes.

LOS TERRITORIOS DEL CÍSTER

El afán de aislamiento mueve a Claraval a buscar parajes solitarios e inhóspitos, boscosos y montañosos, donde vivían con plena autonomía.
En los reinos ibéricos, esta expansión por los despoblados les coloca a la vanguardia de la reconquista y repoblación, dando origen a las órdenes militares –Temple, Calatrava.
Pero este alejamiento de los núcleos poblados provoca la ruina y el abandono de muchos de ellos siglos después, que se termina de acentuar en el XIX con la Desamortización.

ARTE CISTERCIENSE

Existen ciertos desacuerdos en cuanto a la calificación del arte cisterciense.
Se tiende a considerarlo una evolución del románico, al que se añaden elementos propios del naciente gótico, como la bóveda de cruz y el arco ojival.
Evitan las vidrieras en color y las pinturas murales. La decoración se reduce a capiteles y canecillos geométricos y vegetales de gran calidad artística.

Aun asi, el monasterio cisterciense suele ser realmente monumental, compitiendo en grandiosidad con algunas catedrales.

LAS ABADÍAS

Los monasterios del Císter responden al tipo de vida autosuficiente de sus comunidades, y disponen de instalaciones como talleres, hospedería, molino, granja, enfermería, etc.

El núcleo es siempre el claustro, y en torno a él, la iglesia y otras dependencias: sala capitular, sala de monjes o auditorio. Esta zona suele presentar mayor esmero artístico que el resto.

La iglesia, el espacio más sagrado, suele presentar tres naves en cenobios masculinos y una en femeninos, con variedad de formas en la cabecera: ábside rectangular, semicircular, girola, capillas radiales.

Bóvedas de crucería simple, o en ocasiones de medio cañón, con decoración es sumamente contenida, limitando al máximo la presencia de filigrana, molduras, columnillas y otra ornamentación.

Surgen elementos que más tarde resultarán propios del gótico, como son los grandes óculos o ventanas circulares que darán lugar a los espectaculares rosetones catedralicios, o las amplias portadas con múltiples arquivoltas apoyadas en columnas.  

BERNARDO DE CLARAVAL

Cuarto abad del Císter, la figura de Bernardo de Claraval representa el verdadero motor de la orden. Hijo de una familia rica de Borgoña y monje desde muy joven, pronto sobresale por su carácter y  su defensa de los valores benedictinos, siendo pronto encargado de la fundación de un monasterio propio. Ya como abad, lleva al Císter a su máxima expansión con 343 cenobios por toda Europa.

Bernardo impulsa la Segunda Cruzada en 1146, apoya decididamente a la Orden de los Templarios, y lleva al Císter a relevar a Cluny en su dominio e influencia sobre la Iglesia y el poder político, alcanzando fuertes cuotas de poder en el Vaticano y llegando incluso a salir algunos Papas de entre sus filas.

Fuente: www.arteguias.com/cister.htm



soyleon.es
te agradece cualquier comentario, idea, información, error encontrado, opinión, sensación, discrepancia, crítica...
¡o elogio!

 

(Pulsa F5 para recargar)    

© soyleon.es, 2009-2014 - Todos los derechos reservados.

info@soyleon.es - Aviso legal