Tierra de Astorga…
La Cabrera…
Tierra de Sahagún…

 

 

 

 

Los Montes AquilanosBosques magicosArqueologia industrial y mineraAsombrosa geologiaRisas gritos y arbolesEl oro de Roma

Yacimiento de Las Médulas
Las Médulas (Carucedo)

  • Qué ver
  • Datos prácticos
  • Galería

La mayor mina a cielo abierto de todo el Imperio Romano, fué descrita presencialmente por el historiador Plinio el Viejo: «Lo que sucede en Las Médulas supera el trabajo de los gigantes... La montaña se derrumba por sí misma con un estruendo que no puede ser imaginado por la mente humana».

Resulta paradójico que algunas de las mayores barbaridades cometidas contra la naturaleza en nombre del progreso y la riqueza, se conviertan en lugares de belleza insólita y santuarios de insospechado valor histórico y cultural, por obra y gracia del paso de los siglos.

Pese a que hoy día, por desgracia, se siguen reventando montañas enteras para extraer sus riquezas, sería impensable hacerlo con métodos tan expeditivos como los romanos.

El Aula Arqueológica de Las Médulas -junto al aparcamiento a la entrada del pueblo y a 300 metros de la entrada al yacimiento- explica en paneles, maquetas y un documental infográfico muy clarificador, la ingeniosa aunque brutal técnica empleada por los ingenieros del imperio para extraer las casi 5 toneladas de pepitas de oro.

A grandes rasgos, el procedimiento llamado ruina montium (colapso de la montaña), consiste en perforar una red de galerías sin salida, en las que después se vacían los grandes depósitos de agua acumulada en la parte superior.

La presión que los miles de toneladas de agua ejercen sobre las galerías ciegas terminan por hacer estallar el terreno, que en forma de avalancha de agua, piedras y barro se precipita por el valle hasta el río Sil. Un sistema de empalizadas de madera con pieles de oveja interpuestas en el camino de los derrubios permite que las pepitas de oro queden enganchadas en la lana.

Esta operación, repetida sucesivas veces durante más de siglo y medio a lo largo, ancho y alto del monte Placías, terminó por generar un paisaje de absoluta ruina, que tras 2000 años de erosión y la proliferación vegetal, ha quedado como hoy lo conocemos.

El circuito

Existen dos caminos para conocer el interior del yacimiento. Uno es un camino de tierra de 1 km que atraviesa diametralmente el paraje para llegar a las grandes cuevas.

El otro es el camino asfaltado, continuación de la propia LE-191/2 que llega a Las Medulas desde Carucedo, y que sólo permite al acceso con vehículo a los vecinos. En dos kilómetros llega a las grandes cuevas bordeando el fondo del yacimiento; ambos obtienen diferentes perspectivas del paisaje, por lo que se recomienda la ida por uno de ellos y la vuelta por el otro.


El castañar de Las Médulas


La sedimentación que a lo largo de 20 siglos colmató los fondos dejados por la actividad minera propició el crecimiento de una densa población arbórea. Destacan las encinas y robles por el tapiz boscoso que forman, y existen algunos alcornoques (los más septentrionales de la península), madroños, cerezos y espinos.

Pero sobre todos ellos, el gran protagonista del paraje es sin duda el impresionante castaño, arbol totémico y emblema de El Bierzo, que en Las Médulas alcanza tamaños y formas realmente espectaculares; algunos son verdaderas esculturas naturales, lo que junto a los anaranjados riscos erosionados conforma un paisaje propio de cuento, tan hermoso como irreal.

Plinio el Viejo, “corresponsal” en Las Médulas

El escritor, naturalista, militar y político romano Plinio el Viejo (23-79 d.C.), siendo procurador en Hispania entre el 70 y el 72 d.C., se desplazó a El Bierzo para observar los trabajos de extracción del oro, estableciéndose por una temporada en Bérgidum Flavium. Es muy probable que desde esta ciudad romana, posiblemente situada en el Castro Ventosa, a 15 kilómetros de Las Médulas, pudiera escuchar el monumental estruendo del colapso geológico del monte aurífero.

De su obra Naturalis Historia se pueden extraer párrafos tan descriptivos como éstos:

«Lo que sucede en Las Médulas supera el trabajo de los gigantes. Las montañas son agujereadas a lo largo de una gran extensión mediante pasillos y galerías hechos a la luz de las lámparas... Este tipo de mina se denomina ruina montium. Las grietas que se esculpen en las entrañas de la piedra son tan peligrosas que resulta más fácil buscar púrpura o perlas en el fondo del mar que abrir cicatrices en la roca. ¡Tan peligrosa hemos hecho a la Tierra! [...] Esta piedra, casi inexpugnable, sólo se resiste a los pesados mazos de plomo, las cuñas de hierro y a la avidez de oro de los hombres. [...] La montaña, resquebrajada, se derrumba por sí misma a lo lejos, con un estruendo que no puede ser imaginado por la mente humana. Los mineros victoriosos contemplan cómo el cincel romano modela la naturaleza y le otorga formas imposibles. Pero los ingenieros aún no saben si han conseguido el oro, ni intuyen si existe en esa parte de la cumbre. [...] El metal que se obtiene no necesita de su fundición, sino que es oro puro al instante».

(Plinio el Viejo: Naturalis Historia, libro XXXIII, 70-78).

 

 


  • HORARIOS

  • PRECIOS

  • CONTACTO

  • MAPA

  • TIEMPO

  • ATENCIÓN

  No existen horarios para este punto

  No existen precios para este punto

Aula Arqueológica de Las Médulas
   24442 Las Médulas (Carucedo)
   Tel. 987 422 848
   Fax. 987 401 954
Centro de recepcion de visitantes
   24442 Las Médulas (Carucedo)
   Tel:  987 422 848  -  987 401 954
 


Pulsa las solapas para ver los datos prácticos...

 

 

 

 

 

 

 

 




 Fuente:  
Centro de Recepción de Visitantes



soyleon.es
te agradece cualquier comentario, idea, información, error encontrado, opinión, sensación, discrepancia, crítica...
¡o elogio!

 

(Pulsa F5 para recargar)    

© soyleon.es, 2009-2014 - Todos los derechos reservados.

info@soyleon.es - Aviso legal