Tierra de Astorga…
La Cabrera…
Tierra de Sahagún…

 

 

 

 

La CabreraEl oro de RomaArqueologia industrial y minera
Museos historicos y arqueologicosMuseos de industria y energia

Centro de interpretación de los Canales Romanos
Puente de Domingo Flórez

  • Qué ver
  • Datos prácticos
  • Galería

"...Hay que traer ríos desde las crestas de los montes, muchas veces a cien millas de distancia. Creo que les llaman corrugos, por ser obra de canalizar aguas, y cierto que es grande el trabajo. Conviene nivelar bien la corriente, para que fluya con toda rapidez el agua que se trae desde partes altísimas. Los valles y quebraduras del terreno son franqueadas por canales sobre puentes. En otras partes se demuelen rocas infranqueables y, una vez cavadas, se hacen en ellas asientos para los canales. Aquel que las pica está colgado de sogas, de suerte que el que los ve desde lejos piensa se trate de alguna feroz especie de aves. Estos, en su mayor parte colgando en el aire, nivelan, fijan y señalan las líneas para el camino, de tal forma que no existe lugar donde pueda fijar el hombre sus plantas".

(Plinio el Viejo: Naturalis Historia, libro XXXIII, 70-78).

La operación de acumular agua en depósitos -piscinae- en lo alto de la montaña para descargarla en las galerías perforadas, exige traerla antes mediante canales desde lugares necesariamente más altos que los propios depósitos.
Para encontrar agua en puntos más altos que los depósitos hay que remontarse decenas de kilómetros, a las cabeceras de los ríos Cabrera y Oza.

La explotación del monte aurífero se comienza por su zona inferior, y el canal necesario para traer agua a esa altura necesita un trazado de unos 45 km, pues mantener un desnivel constante de 0,2 a 0,4% exige seguir con exactitud las curvas de nivel del terreno.
Una vez derrumbada la zona inferior de la ladera, para explotar otro filón aurífero más alto, es necesario labrar un nuevo canal paralelo al anterior, pero a mayor altura. El proceso de tallado de un canal se repite cada vez que se explota un filón de oro a una

El acueducto más largo
del Imperio Romano

Se estima que el canal C-3 (el cuarto desde el fondo del valle del Cabrera), que capta el agua en la cabecera del río Cabrera en las cercanías del Lago de La Baña, con una longitud de 143 km, constituye el canal acuífero más largo del Imperio Romano, sólo comparable al acueducto de abastecimiento de Cartago (Túnez), con 136 km.

altura superior, lo que dejó nada menos que ocho canales, seis por el valle del río Cabrera, y otros dos por la vertiente norte de los montes Aquilanos, desde el río Oza.

Los diferentes canales tienen longitudes de entre 45 km el más corto, y 143 el más largo, lo que suma una longitud total entre los ocho canales de más de 600 km. Con anchuras en torno a un metro, tallados a mano por miles de esclavos, y calculados por los ingenieros romanos con herramientas aparentemente rudimentarias, la idea del esfuerzo necesario para su construcción es sobrecogedora.

 


Los canales

Tal como describe Plinio el Viejo, es necesario unas veces tallar las conducciones en roca viva, superando en ocasiones paredes verticales, e incluso atravesándolas mediante túneles; otras en cambio, afianzar terrenos inconsistentes levantando paredes de sujección con adoquines. Ambos recursos pueden verse actualmente en los tramos visitables del Valle Airoso.

El Centro de Interpretación

Puente Domingo Flórez, población limítrofe entre León y Galicia, es la entrada natural a La Cabrera Baja desde El Bierzo. A orillas del Sil, se trata de la población más baja de León, a tan solo 376 metros sobre el nivel del mar.

El C.I. de los Canales es un excelente punto de partida para conocer y visitar el desconocido ámbito de los canales romanos de La Cabrera.

Dos espacios introducen en el conocimiento de la parte más ignorada de Las Médulas, mediante:

  • Una gran maqueta de La Cabrera y los Montes Aquilanos, que detalla minuciosamente el sinuoso trazado de los 600 km de canales, y donde el visitante empieza a hacerse una idea de las descomunales dimensiones de la obra, junto a una serie de paneles de gráfico, texto y fotografía acerca del conjunto de la explotación, para quien no conozca los demás ámbitos de Las Médulas.
  • Una sala audiovisual, con un magnífico documental explicando el proceso de tallado, sus cálculos, sus métodos y otros aspectos de la construcción de los canales.

Además de estos tres medios, existen reproducciones de las herramientas romanas de cálculo y medición, maquetas representando escenas de los trabajos en el monte, y alguna exposición de rocas y minerales de la zona.

Tramos visitables

Así como el yacimiento de Las Médulas es Patrimonio de la Humanidad, su red de canales se encuentra todavía en una fase muy inicial de puesta en valor.

Las administraciones todavía no han aportado apenas fondos ni medios para su conservación y estudio, y sólo algunos particulares y asociaciones como Promonumenta se han esforzado en limpiar, mantener y divulgar algunos escasísimos tramos.

Los dos más importantes se encuentran en Llamas de Cabrera y Castroquilame, a los que se llega a pie por sendas que en algún tramo discurren por el propio canal.

Aparte de éstos, en algún punto de la carretera LE-191 de Corporales a Puente Domingo Flórez, se atraviesan restos visibles de los canales, como ocurre en el Alto de Peñaguda, en Corporales, o en la Ermita de la Virgen del Valle, cerca de Llamas de Cabrera.

Un paralelismo sociológico con las Pirámides

Resulta difícil para la mentalidad contemporánea entender este grado de destrucción, ecológica y especialmente, humana, en forma de miles de vidas de esclavos, para conseguir unos pocos kilos de oro.

Tanto es así que algunos autores consideran el trabajo en Las Médulas y sus canales, una empresa no tanto económica y militar, como sociológica: no es el oro el principal móvil de Las Médulas, sino someter a las rebeldes tribus astures del noroeste peninsular, a través del trabajo continuado y sin descanso.

Se puede buscar un paralelismo en otras culturas, como Egipto, donde la construcción de las Pirámides la describe el escritor albanés Ismail Kadare -varias veces candidato al Nobel-, en su magnífica novela de 1988 La Pirámide (Anaya, 1994).

En ella, Kadare muestra cómo el faraón Keops arriesga la propia existencia de su imperio al rehusar construirse una pirámide, tal y como hicieron sus propios antepasados.

Los sacerdotes le convencieron de que el fin de la pirámide no es el monumento en sí, sino la alienación en masa del pueblo mediante la sola idea de verse obligados a empeñarse de por vida en los trabajos.

Kadare utiliza la historia de Keops como paralelismo con los regímenes comunistas de Europa del Este –de donde procede-, y no es arriesgado asemejarlo también a la opresión romana sobre los pueblos astures de El Bierzo mediante la construcción de los canales.

 

 

 

 

 


  • HORARIOS

  • PRECIOS

  • CONTACTO

  • MAPA

  • TIEMPO

  • ATENCIÓN

Horario:

ABR-SEP:
Miércoles a Domingo................11 a 14 // 16.30 a 19.30

OCT-MAR:
Viernes a Domingo...................10 a 14 // 15 a 19



Teléfono.................987 460 371



Pulsa las solapas para ver los datos prácticos...

 

 

 

 

 

 

 




 Fuente:  
www.yeres.org
www.guiarte.com
http://www.traianvs.net/textos/llamas.php
http://www.salvarpatrimonio.org/cronicas/canales-romanos-lacabrera.html
http://www.traianvs.net/textos/mineria01.php



soyleon.es
te agradece cualquier comentario, idea, información, error encontrado, opinión, sensación, discrepancia, crítica...
¡o elogio!

 

(Pulsa F5 para recargar)    

© soyleon.es, 2009-2014 - Todos los derechos reservados.

info@soyleon.es - Aviso legal